Efecto Pigmalión

Cuenta la leyenda que Pigmalión, rey de Chipre, no encontrando a la mujer perfecta con la que casarse, se dedicó a esculpir estatuas a su gusto. Tal fue su esmero, que se enamoró de una de sus creaciones, Galatea, la cual fue convertida en mujer por Afrodita, haciendo así realidad el deseo y el anhelo de Pigmalión.

Esta historia griega da nombre al suceso de la profecía autocumplida o el efecto Pigmalión, que puede tener consecuencias positivas o negativas.

Un ejemplo de efecto Pigmalión positivo podría ser que el hecho de que creer que soy capaz de hablar en público puede ayudar a que finalmente consiga comunicar mis ideas ante un foro, ya que me afronto la situación con confianza, tranquilidad, y “visualizando” una escena satisfactoria.

Los insomnes son un ejemplo de profecía autorrealizada con resultados menos positivos. Puede pasar que una persona que haya tenido una mala experiencia nocturna y un sueño no reparador, sienta ansiedad y preocupación ante la posibilidad de que ese episodio se repita a la noche siguiente. Conforme se acerca el momento de irse a la cama, su estado de inquietud aumenta, y también es mayor su certeza de que no va a poder dormir. Con este tipo de actitud, seguramente no consiga dormir, y si lo hace, el sueño no será reconfortante.

El acto de dormir es espontáneo, natural e involuntario, y, como he comentado en otras entradas, altamente incompatible con el estado de activación y preocupación.

Pero esta situación puede cambiar. Solo hay que saber cómo y tener consistencia y paciencia durante el proceso.

Y sobre todo, no dejes de perseguir tu sueño.
El mío es ayudarte.

Mente de principiante

Poco después de tomar esta foto, un potro se acercó a mi bicicleta para inspeccionarla. Utilizó sus labios para conocer el sillín y olfateó con curiosidad la rueda mientras yo le rascaba el lomo.

Los caballos no dan por hecho nada, como los niños. Por ejemplo, a un niño viajando en avión le puede sorprender que apretando un botón se encienda una luz tanto como volar a la altura de las nubes y poder verlas a través de la ventana.  A eso se le conoce como mente de principiante.

En ZenTauro promovemos la observación objetiva,  el aumento de perspectiva y  la capacidad de sorpresa y de disfrute.

Dormir: dejar de estar despiertos

Nuestro cerebro tiene distintas formas de funcionar según el momento del día y las demandas de la situación. No participarán las mismas áreas del cerebro ni será el mismo tipo de actividad neuronal si estamos leyendo en período de vacaciones frente al mar que si estamos en una reunión de trabajo o de vecinos. De igual modo, tampoco es la misma actividad cuando estamos despiertos que cuando estamos dormidos. De hecho, la regla general es que cuando estamos dormidos se inhiben los circuitos neuronales que nos mantienen despiertos, y al contrario, al estar despiertos los circuitos que promueven el sueño permanecen inhibidos.

Así funciona el cerebro de una persona que, llegada la noche, empieza a desconectar del día, a desactivarse y a bajar el ritmo.

¿Qué les pasa a los insomnes?

En el caso de las personas aquejadas de insomnio primario (el que no es consecuencia de ninguna enfermedad o tratamiento farmacológico) la diferencia en los patrones de funcionamiento cerebral durante el día y la noche no está tan clara. Dicho de otro modo, la forma de funcionar que tiene el cerebro prácticamente no cambia a lo largo de las 24 horas. Esto se traduce en que durante la noche presenta el tipo de alerta y de procesamiento de la información que debería estar limitado a los momentos diurnos, y durante el día no puede llevar a cabo ciertas actividades de forma totalmente eficiente porque su cerebro está agotado. Resumiendo, por la noche a los insomnes les cuesta dejar de estar despiertos.

Pero eso se puede mejorar. Con técnicas de desactivación y diseñando un programa personalizado de actividades que escalonadamente vayan disminuyendo el nivel de excitación cerebral y nos vaya preparando para caer dormidos.

Y sobre todo, no dejes de perseguir tu sueño.
El mío es ayudarte.

Año nuevo…la misma vida

Seamos honestos y realistas. Este año, no vamos a ser radicalmente distintos, ni haremos tantas cosas nuevas como se nos han pasado por la cabeza, por lo menos no todas a la vez. Por supuesto que el cambio es posible, pero las modificaciones son concretas, dirigida y discretas.

Concretas: elijamos un objetivo alcanzable y que nos haga sentir bien. Por ejemplo, no practicaremos un deporte si no nos motiva en absoluto o si nos resulta extremadamente difícil, o si lo hacemos, no lo haremos de forma continuada.

Dirigida: hemos de ser conscientes de la situación actual tal y como es, desear cambiar algún aspecto, conocer cómo hacerlo, y elegir el empezar el proceso.

Discretas: en japonés hay un término para nombrar la autorrealización o mejora continua, kaizen, que aunque se suele enfocar en los modelos de producción, a mí me parece interesante llevarlo al terreno personal. Este progreso continuo se fundamenta en procesos discretos, individuales, bien definidos. En mis consultas suelo proponer pequeños cambios, sin necesidad de sentirnos desbordaos con nuestros objetivos ni pretender un gran cambio inmediato, sino ir poco a poco, y además, disfrutar el camino.

Si quieres cambiar la forma de tomarte las situaciones difíciles, conectar contigo mismo, cuidar tu relación con el descanso, o llevar mejor el estrés e incluso disminuirlo, solo hay que empezar. Dando el primer paso.

Y sobre todo, no dejes de perseguir tu sueño.
El mío es ayudarte.

Regala experiencias

La vida es una secuencia de momentos, no un cúmulo de pertenencias. En todo caso, importa qué hacemos con esas pertenencias, la experiencia con esas cosas materiales. Al final lo que recordamos, lo que disfrutamos, lo que tiene valor, son las experiencias. No hacemos fotos a chaquetones o móviles nuevos. Lo que queremos recordar y compartir son los momentos.

ZenTauro es una proposición, una invitación a disfrutar del momento, a hacer algo distinto y beneficioso, a aumentar el bienestar y el conocimiento de uno mismo, y a pasar un rato con caballos, fuera de la ciudad y del mundanal ruido.

También se pueden regalar experiencias.

ZenTauro.


Realiza la compra haciendo clic en el siguiente enlace.
Necesitas tener una cuenta PayPal, pero ¡no se tarda mucho!.
Al finalizar la compra, Paypal te redirigirá a una página desde donde le podrás enviar un mensaje a la persona a quien regalas la experiencia.




Los aviones, esas máquinas del demonio

Se acerca la “operación turrón” y muchas personas que residen en el extranjero se preparan para volver a su tierra natal a pasar las fiestas navideñas. Lo que podría ser un motivo de alegría puede transformarse en algo bastante incómodo, según desde donde viajes.

Los aviones nos permiten cubrir grandes distancias en poco tiempo. Algo extraordinario y exclusivo de la inteligencia humana. Pero ese privilegio tiene costes.

En la mayoría de las personas se da el efecto jet lag, que consiste en una situación fisiológica producida por la alteración del ritmo circadiano o reloj interno. Los síntomas más comunes son cansancio, insomnio, desorientación, falta de apetito, desgana y apatía, dolor de cabeza y náuseas. El que una persona presente más o menos síntomas depende de varios factores: la dirección y duración del viaje y factores particulares de cada individuo.

Si viajamos al norte o al sur solo notaremos las consecuencias de un viaje largo, excepto si cambia mucho la luz entre el sitio de origen y el de llegada. En ese caso, el reloj biológico se verá afectado, ya que la luz es uno de sus principales reguladores.

Las mayores dificultades se manifiestan cuando cruzamos husos horarios, en concreto en dirección oeste – este, teniendo que adelantar el reloj de pulsera y el biológico. Si es una estancia de poca duración, casi es mejor aguantar los efectos del cambio, pero si la visita será larga se puede ayudar al cuerpo a adaptarse al nuevo horario. La exposición a luz natural, algo de ejercicio y el manejo de las horas de sueño pueden ser factores importantes.

Y sobre todo, no dejes de perseguir tu sueño.
El mío es ayudarte.

 

Círculo vicioso

Quizá por mi formación en biología tengo muy presente que los humanos somos unos animales. No en el sentido peyorativo, sino en el mejor de ellos, en el sentido estricto de la palabra.

Somos unos animales. A veces se nos olvida, y yo creo que si nos acordáramos de ello, tal vez nos iría mejor. Podríamos ser conscientes de que aprendemos como el resto de los animales, repitiendo una acción hasta que se convierte en hábito.

He tenido la gripe esta semana, y por las noches no podía dormir bien. La fiebre me provocaba pesadillas, tiritones, o sudores, la cosa era no dejarme dormir. Tras varias noches seguidas, para mí se ha convertido en un hábito no dormir bien ni descansar por las noches.

Ahora entra en juego la parte exclusiva de los humanos, la razón. Soy de la opinión que somos el animal con más adornos que existe. Y nuestra razón es el más maravilloso de todos ellos. Aunque a veces nos juegue malas pasadas y salte como un mono loco de un lado a otro fuera de todo control, es nuestra aliada.

Esta podría haber sido una buena situación para que este animal de hábitos, enferma y agotada, comenzara el círculo vicioso que está detrás de muchos problemas de sueño. No puedo dormir durante varios días seguidos y se convierte en rutina, le cojo miedo a la cama, me inquieto cuando llega la hora de dormir, y eso no me ayuda a coger el sueño…Como resultado, más días sin dormir que confirman que tengo un problema de sueño.

Pero el problema no tiene su origen en nuestra fisiología ni en nuestra capacidad para dormir, sino en las acciones y pensamientos relacionados con el sueño. Y esto, se puede cambiar.

Y sobre todo, no dejes de perseguir tu sueño.
El mío es ayudarte.

Los mismos caballos, distintos ZenTauros

En la segunda sesión de ZenTauro me llamó la atención cómo los caballos se comportaban de manera distinta con una persona o con otra.

Se puede decir que los caballos hacen de espejo, reflejando en función de con quien interactúen. No tienen dobles intenciones, ni alevosía o malicia, sino que responden de manera franca y directa a los estímulos. Así que aprender a observar sus respuestas puede darnos mucha información de nuestro propio comportamiento.

Fue una oportunidad para disfrutar del contacto con los caballos, con su juego, su fuerza, todas las sensaciones al montarse en ellos, y aprender a disfrutar de eso, sin más. Como si fuera poco.

El sueño de los más pequeños

Todo se aprende. Por repetición, por asociación, por observación, … se aprende. El sueño es un comportamiento que también se ve influido por el aprendizaje.

Los niños muy pequeños tienen un patrón de sueño polifásico, es decir, repartido en distintos períodos a lo largo del día. Esto hace que el comienzo de la relación entre padres e hijos sea desorganizada y sujeta a las necesidades del bebé.

Pero poco a poco estas necesidades van cambiando y se pueden ir amoldando a las necesidades de los adultos, lo cual reporta un doble beneficio. Por un lado, los padres podrán volver, en la medida de lo posible, a sus hábitos de descanso, lo que le procurará mejor estado de ánimo y mejor predisposición para el cuidado del bebé. En segundo lugar, el patrón de sueño del bebé, de forma natural, va cambiando y pareciéndose en algunas cosas al sueño de un adulto, por ejemplo, alargando el sueño nocturno y siendo capaz de dormir en su propia cama. Ayudando al bebé en esos cambios estamos favoreciendo su desarrollo natural y saludable, respetando, en todo caso, el ritmo de evolución particular de cada individuo.

Todo se aprende. A dormir también. Solo hay que saber cómo.

Y sobre todo, no dejes de perseguir tu sueño.
El mío es ayudarte.

 

Charla en Escuela Infantil María Auxiliadora.

¿Cuánto hay que dormir? ¿Por qué mi hijo/a no se duerme como los demás? ¿Y por qué yo no duermo como el resto? ¿Hasta qué punto la luz puede interferir en mi descanso? ¿Y en el de los más pequeños?.

El pasado viernes 24 de Noviembre di una charla sobre el sueño en la Escuela Infantil María Auxiliadora. Durante la charla se hablaron de las cuestiones anteriores y las madres y padres de los niños pudieron conocer cómo funciona el sueño de sus hijos.

Tuvimos la oportunidad de compartir información y comentar las dificultades sobre un tema tan importante para el bienestar y el desarrollo de los más pequeños como es el sueño.

Y sobre todo, no dejes de perseguir tu sueño.
El mío es ayudarte.